Preocupación mundial por un cohete chino que está fuera de control y nadie sabe donde va a caer

El Pentágono está rastreando un gran cohete chino que está fuera de control y listo para volver a entrar en la atmósfera de la Tierra este fin de semana, lo que genera preocupaciones sobre dónde pueden impactar sus desechos.

“Se espera que el cohete entre en la atmósfera de la Tierra alrededor del 8 de mayo”, según un comunicado del portavoz del Departamento de Defensa Mike Howard, quien dijo que el Comando Espacial de Estados Unidos está rastreando la trayectoria del cohete.

El gobierno lanzó el Long March 5B el pasado jueves desde Wenchang, provincia de Hainan, en el inicio de la construcción de una nueva estación. Sin embargo desde la NASA dijeron que la trayectoria de la nave no se dio de forma regular y que ahora están en alerta por el lugar en que sus deshechos puedan caer, impactar y representar una amenaza.

El núcleo de 30 metros de altura del Long March 5B se prepara para una de las mayores reentradas incontroladas de la historia dado que no fue diseñada para ser dirigida, por lo que no tiene una trayectoria para caer en el mar en un punto predeterminado.

Según publicó CNN, el punto en que el cohete entrará a la atmósfera no puede ser identificado hasta horas antes de su llegada, por lo que el monitoreo de la NASA es minuto a minuto.