Intento de femicidio en Gualeguaychú: »Esto se podría haber evitado», dijo la víctima

Rocío Barroso está viva gracias al coraje y la fuerza de su hija, quien la salvó de que Sebastián Sire termine de matarla después de haberla apuñalado 14 veces. La mujer de Gualeguaychú fue apuñalada en su propia habitación en la madrugada del miércoles 8 de junio. Tenía un botón antipánico instalado en su celular, que reveló su ineficacia por recargar en la víctima su propia supervivencia, en lugar de vigilar y controlar al violento.

La mujer, de 39 años, aún no recibió el alta médica, está con tratamientos por sus múltiples heridas y admitió que vive con terror después del ataque, que por segundos no le costó la vida. Y asegura, convencida: «esto se podría haber evitado».

En entrevista con La Radio de UNO, la mujer recordó la agresión femicida de Sire, que está con prisión preventiva en la cárcel de Gualeguaychú. «Estaba durmiendo cuando ingresó por la ventana de mi habitación. Tenía el botón antipánico, pero no me dio tiempo para activarlo. Me había tirado de la cama y estaba luchando en el suelo con él, cuando mi hija entró a la habitación y se le colgó del cuello», relató.

TE RECOMENDAMOS:  Encontraron muerto al funcionario mendocino que cayó de su lancha

Rocío consideró que su hija «actuó como lo haría una hija o una mamá si le esta pasando algo así a su hijo».

Cuando intervino su hija adolescente, de sólo 14 años, Rocío había sido apuñalada 14 veces por Sire. Por unos instantes el intento de femicidio podría haber sido letal. «Fue un milagro. Dios quiso que no estuviera sola esa noche, porque estaba mi hija y Dios dio otra oportunidad para que se haga Justicia y salga a pelearla», dijo.

El relato de la víctima a La Red Paraná constató que el hecho de sangre venía siendo anunciado con numerosas amenazas de Sire. Rocío confirmó que «tenía denuncias hechas. Me pasé toda la semana anterior haciendo denuncias. (Sire) se aparecía en mi trabajo. Un día tuvo que traerme la Policía a mi casa porque él me gritaba desde la calle».

TE RECOMENDAMOS:  Encontraron muerto al funcionario mendocino que cayó de su lancha

Y recordó que estaba en riesgo a pesar de tener el botón antipánico, una herramienta cuestionada por especialistas y movimientos de mujeres por revictimizar a quienes sufren las agresiones, en vez de restringir al violento.

«Todos los días me iba a trabajar con el celular en la mano y el peligro de que me roben, corriendo riesgo para apretar el botón por si él aparecía», dijo Rocío.

Y sobre la posibilidad de defenderse con el botón en el momento del ataque, aclaró: «esa noche era imposible (activarlo) porque estaba dormida y cuando desperté ya lo tenía arriba mío».

Además, Sire tenía antecedentes de violencia con otras mujeres: «estoy enterándome de sus ex parejas, la mayoría de Gualeguaychú, que han tenido que irse por amenazas y acosos, porque él nunca dejó de seguirlas», mencionó.